Chile inaugura una estación de carga de autos eléctricos

Chile sigue siendo pionero en América Latina en lo que se refiere a las energías alternativas y limpias. El 20 de abril de 2011 saltó a la palestra la noticia de que Sebastián Piñera, el para entonces presidente de la nación, había inaugurado en Santiago la primera estación “electrolinera” de América Latina.

Se trata de una estación de carga de autos eléctricos, que brinda recargas rápidas en 30 minutos. Cada recarga llena la batería en un 80%, brindándole a los vehículos una autonomía de 130 kilómetros. El equipo, de 50 KW, fue importado desde Francia y se encuentra en una estación de servicio de Petrobras, la cual está ubicada en las avenidas Américo Vespucio con Vitacura.8460397014_a7d08dfc29

Los conductores de autos eléctricos podrán comprar por 2000 pesos chilenos una recarga de 15 minutos, que llena la mitad de la batería del vehículo. Al momento de inaugurarse la estación, esa tarifa brindaba un ahorro del 40% en relación con la cantidad de gasolina equivalente por el mismo precio.

La iniciativa de promover el uso de autos eléctricos en la capital chilena ha contado con el apoyo del gobierno nacional, así como con el de empresas como Chilectra, Petrobras y Nissan de Chile. El interés por este proyecto nace de varios factores, entre los que podemos destacar la necesidad de combatir la densa contaminación atmosférica en Santiago y los altos precios que alcanzaron los combustibles fósiles.

En diciembre de 2015 comenzaron a operar los primeros taxis eléctricos en Santiago, y ya existen en la ciudad unas 10 estaciones de recarga de coches eléctricos e híbridos. Los puntos de carga rápida son seis, y pueden completar hasta 48 cargas del 100% a diario. Existen puntos de carga con dos conectores, por lo que pueden atender a dos vehículos al mismo tiempo, completando así 96 cargas completas al día.

Con un poco de suerte, esta tecnología seguirá masificándose en el futuro, para lo que se requerirá la construcción de más “electrolineras” y el apoyo decisivo del gobierno chileno y de la empresa privada.